▼/▲
rssen Twitteren Facebooklinkedin
[+/-]

Presentación

Asesoría Nutricional Personalizada®
Mi nombre es Ana Krawczyk de Cyjon. Me gradué como Licenciada en Nutrición, en la Escuela de Nutrición y Dietética, Facultad de Medicina, UDELAR.Cursé un Posgrado en Abordaje Nutricional en Gastroenterología organizado por los servicios de Alimentación y Gastroenterología del hospital Italiano de Buenos Aires.Curso de Actualización en EMBARAZO Y NUTRICIÓN. Realizado en la la República Argentina en AADYND (asociación argentina de dietistas y Nutricionista-Dietistas).
La Asesoría Nutricional Personalizada, se realiza en consultorio, domicilio o por Internet a todas partes del mundo.Si nos detenemos a pensar en la Nutrición en el siglo XXI, debemos inmediatamente asociarla con cambios radicales en nuestros hábitos alimenticios, comportamentales y de estilo de vida. Debemos actuar con el fin de minimizar los factores de riesgo Cardiovasculares, primera causa de muerte en nuestro país. La Obesidad, la Diabetes y la Hipertensión Arterial entre otras son patologías con un alto índice de prevalencia en nuestra población; se hallan en todos los niveles y estratos socioculturales. Esto se debe a que nuestra alimentación es rica en grasas saturadas, colesterol, a un elevado consumo de sal y azúcar refinada. Podemos actuar ya, debemos hacerlo; para ello la nutrición personalizada individualiza a cada persona y estudia la manera de abordar estas patologías a fin de brindar un servicio único y exclusivo.
Objetivos del tratamiento:
Educar al paciente en la prevención y/o tratamiento de las enfermedades que pudieran manifestarse a lo largo de toda la vida.
Contribuir a mejorar la calidad de vida de los pacientes.
Estudiar en forma individualizada los hábitos nutricionales del paciente con el fin de ofrecerle una ayuda eficaz para mantener un estado de salud óptimo.
Fomentar el cambio y la adquisición de nuevos hábitos alimentarios y de estilo de vida disminuyendo los factoresde riesgo y complicaciones de las patologías prevalentes en la actualidad.
Patologías Prevalentes:
Obesidad, Diabetes, Hipertensión Arterial, Dislipemias.
Patologías Digestivas:
Reflujo, Gastritis, Úlcera Gastroduodenal, Enfermedad Celíaca, Síndrome de Colon Irritable, Colitis ulcerosa crónica (CUC) Enfermedad de Crohn.
Lic. Ana Krawczyk

Aunque es beneficioso, el pomelo esconde riesgos poco conocidos


Aunque es beneficioso, el pomelo esconde riesgos poco conocidos


Hay alimentos de los que nadie dudaría que tienen beneficios para la salud. Uno de ellos es el pomelo, que no sólo tiene propiedades antioxidantes y sino que además cuenta con altas dosis de vitamina C. Sin embargo, también tiene sus contras. “No es bueno para todos”, advierte la doctora Mónica Katz, codirectora del posgrado en Nutrición de la Universidad Favaloro.
“Se hallaron sustancias flavonoides en su jugo que interfieren con la metabolización de los medicamentos: frenan su acción o la aceleran –explica–. Por esto, las personas que toman algún remedio habitualmente deberían descartar esta fruta de su dieta”. La especialista aclara que esta “interferencia” en la acción de las drogas sólo se atribuye al pomelo: “No sucede con otros cítricos”.
¿Cómo es el mecaminismo de la acción “perjudicial” del pomelo? Hay ciertas enzimas que ayudan a degradar el medicamento para lograr su concentración efectiva en la sangre y convertir a la droga en un metabolito menos tóxico y biodisponible para el organismo. El jugo de pomelo inhibe o compite con una de estas enzimas. Como consecuencia de eso, las drogas pasarían a la sangre sin degradar, lo cual puede llegar a ser tóxico.
El problema, agrega Katz, es que es una fruta de consumo masivo, con indudables beneficios para algunas personas, pero con riesgos desconocidos para muchas otras. Es uno de los únicos casos en los cuales un alimento saludable puede ser perjudicial para una amplia mayoría de personas. “Después, hay ejemplos pero son más específicos, como la fibra que es buenísima, aunque se contraindica para personas con colon irritable”, concluye.

Fuente: fat.fit.com.ar

Lic. Ana Krawczyk
Seguir leyendo

Reducir el acceso de los jóvenes a las bebidas azucaradas

Reducir el acceso de los jóvenes a las bebidas azucaradas

 Los jóvenes tienen que tomar menos bebidas azucaradas y más agua y leche baja en grasa o sin grasa o cantidades limitadas de jugos de frutas 100% naturales. Las familias, las escuelas y otras instituciones deben ofrecer bebidas saludables.

 

Las bebidas azucaradas son la fuente más grande de azúcar agregada en la alimentación de los jóvenes estadounidenses. El consumo de estas bebidas aumenta la ingesta de calorías, un factor que puede contribuir a la obesidad en los jóvenes de todo el país. 


La obesidad infantil se ha más que triplicado en los últimos 30 años. En los niños de 6 a 11 años de edad, aumentó del 6.5% en 1980 al 19.6% en el 2008. En los adolescentes de 12 a 19 años, aumentó del 5.0 al 18.1%. En las últimas décadas, el consumo de bebidas azucaradas se ha incrementado entre los niños y adolescentes.  Los niños varones de 12 a 19 años consumen un promedio de 22.0 onzas de bebidas gaseosas calóricas por día, lo que representa más del doble de la ingesta diaria de leche (9.8 onzas); las niñas consumen un promedio de 14.3 onzas de bebidas gaseosas calóricas y 6.3 onzas de leche por día.

Los resultados del Estudio Nacional sobre la Nutrición y la Actividad Física de los Jóvenes (NYPANS), una encuesta en las escuelas que recopiló información sobre la actividad física y la alimentación de una muestra representativa a nivel nacional de estudiantes de secundaria superior, destacaron la necesidad de reducir el consumo de bebidas azucaradas. Los hallazgos de la encuesta, publicados en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) de los CDC titulado "El consumo de bebidas entre los estudiantes de secundaria superior, Estados Unidos, 2010," (en inglés) demuestran que aunque el agua, la leche y el jugo de frutas 100% natural fueron las bebidas consumidas con mayor frecuencia durante los 7 días anteriores a la encuesta, el consumo diario de gaseosas, bebidas deportivas y otras bebidas azucaradas también prevalece en esta población, especialmente en los estudiantes varones y afroamericanos.  Además, casi dos tercios de los estudiantes de secundaria superior consumieron una combinación de estas bebidas diariamente y casi un tercio tomó una combinación de estas bebidas dos o más veces por día. 

Porcentaje de estudiantes de secundaria superior que tomaron una lata, una botella o un vaso de bebidas específicas una o más veces por día durante los 7 anteriores a la encuesta NYPANS*
Refrescos o gaseosaa
Bebidas deportivasb
Otras bebidas azucaradasc
Total
24.3
16.1
16.9
Mujeres
20.3
11.1
16.3
Hombres
28.4
21.1
17.6
Blancos, no hispanos
24.0
13.4
15.5
Negros, no hispanos
32.2
25.4
24.2

*Estudio Nacional sobre la Nutrición y la Actividad Física de los Jóvenes, 2010
a
Bebieron una lata, una botella o un vaso de gaseosa, como Coca cola, Pepsi o Sprite, sin incluir gaseosas bajas en calorías.
b
Bebieron una lata, una botella o un vaso de bebida deportiva, como Gatorade o PowerAde, sin incluir bebidas deportivas bajas en calorías como Propel o G2.
c
Bebieron una lata, una botella o un vaso de bebida azucarada como limonada, té endulzado, café, leche saborizada, Snapple o Sunny Delight, sin incluir gaseosas, bebidas deportivas, bebidas energizantes o jugos de frutas 100% naturales.

Qué podemos hacer

Los jóvenes deben


  • Reducir el consumo de bebidas gaseosas, bebidas deportivas y otras bebidas azucaradas.
  • Aumentar el consumo de agua y de leche baja en grasa o sin grasa.
  • Beber cantidades limitadas de jugos de frutas 100% naturales.
Para apoyar a los jóvenes en la elección de bebidas saludables, las familias, las escuelas y otras instituciones que atienden a los jóvenes deben
  • Reducir el acceso de los jóvenes a bebidas azucaradas para disminuir su consumo.
  • Alentar a los adolescentes a que opten por el agua, la leche baja en grasa o sin grasa o cantidades limitadas de frutas 100% naturales.
Además, debido a que los jóvenes pasan una parte considerable de la semana en la escuela, es de vital importancia que dispongan de opciones de bebidas saludables en lugar de bebidas poco nutritivas. La implementación de políticas escolares que restrinjan el acceso a las bebidas azucaradas es una estrategia de salud pública especialmente importante para tratar la obesidad infantil y mejorar la salud nutricional de los estudiantes.
Entre las acciones para mejorar los entornos de alimentación escolar (alimentos y bebidas) en general se incluyen

  • Apoyar las normas distritales y estatales para la nutrición escolar con respecto a los alimentos y bebidas que se ofrecen o se venden afuera del horario escolar, como los recomendados por el Instituto de Medicina.
  • Revisar las políticas de bienestar escolar a nivel de distrito para asegurar que incluyan pautas de nutrición que permitan servir solo alimentos y bebidas saludables durante la jornada en la escuela.
  • Examinar los alimentos y bebidas que están disponibles para los estudiantes, incluso los alimentos y bebidas competitivas que se venden en las cafeterías o tiendas de refrigerios, cooperativas escolares y máquinas expendedoras, y determinar si cumplen con rigurosos estándares de nutrición.
  • Educar a los estudiantes sobre nutrición y ofrecerles solo alimentos y bebidas saludables para asegurar un mensaje coherente sobre alimentación saludable.

 Fuente: cdc.gov

Lic. Ana Krawczyk
Seguir leyendo

la obsesión por comer sano


Ortorexia: cuando la obsesión por comer sano se convierte en enfermed
7/11/2011

 Se trata de personas que llevan al extremo la premisa de comer sano por encima de todo. Son capaces de no comer antes que tomar algún alimento del que desconocen su origen o que ellos consideran que no es adecuado. También rechazan las comidas con amigos o compañeros de trabajo.

Una dieta saludable y el consumo de alimentos ecológicos no siempre conlleva un beneficio para la salud ya que en los últimos años están aumentando en las consultas los casos de ortorexia, un trastorno alimentario "incipiente" causado por "la obsesión por la comida sana".

Según reconoce el psicólogo y jefe de Gestión del Conocimiento e Investigación del Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) de Barcelona, Antoni Grau, estos pacientes "acaban siendo incapaces de acudir a un restaurante, a una comida de trabajo o de amigos, ya que no controlan el contenido nutricional de los alimentos".

"Lo hacen de forma muy obsesiva, y sólo comen alimentos cuyo origen esté clarísimo. La fruta y verdura debe proceder de agricultura ecológica y, con la carne, son capaces de seguir al ganado desde que nace hasta que llega al supermercado", explica este experto, quien recuerda que "en muchos productos ecológicos se especifica el origen del animal, dónde ha sido criado, con qué métodos e incluso hasta cuanto ha tardado en engordar. Sólo si controlan todo ello, son capaces de comerlo".

El problema de esto es que esta obsesión puede tener consecuencias físicas, ya que "a veces prefieren no comer, antes que comer algo que no
consideran adecuado", lo que genera problemas de infrapeso o desequilibrios en el balance nutricional.

No obstante, puntualiza, "es más preocupante el deterioro social y familiar que genera en estas personas, el aislamiento que les acaba produciendo y el sufrimiento que comporta".

Grau ha participado en unas jornadas científicas sobre los trastornos de la alimentación que se han celebrando en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), organizadas por el Instituto Tomás Pascual y la Fundación Instituto de Trastornos Alimentarios (FITA).

En este encuentro se han abordado diversos trastornos alimenticios, algunos más controlados como la bulimia o la anorexia y otros cuya incidencia ha aumentado en estos años, como es el caso de la ortorexia.

No hay que obsesionarse con la comida ecológica

Este experto defiende la importancia de cuidar la alimentación siempre que no se acabe obsesionado con ello. "Tomar productos ecológicos está muy bien, son un poco caros pero está muy bien. El problema viene cuando quienes los
consumen presentan problemas de autoestima, ya que tienen más riesgo de acabar obsesionados con este tipo de alimentación tan restrictiva".

Por ello, la solución pasa por fomentar la comida ecológica pero sin darle "exclusividad", en el sentido de que "vale la pena ir a un restaurante con un grupo de amigos aunque el contenido nutricional de los alimentos no esté tan controlado", así como iniciar estrategias de mejora del autoestima y las relaciones sociales, para ayudar que la persona no acabe obsesionada con ello.

"Hay que hacer un poco de pedagogía y recalcar que el hecho de que no sepamos de dónde procede el ganado o la lechuga no significa que estos alimentos sean nocivos para la salud", insiste.


Fuente: Instituto Tomás Pascual Sanz para la nutrición y la salud

Lic. Ana Krawczyk
Seguir leyendo

Comidas ligeras en los días no festivos


Comidas ligeras en los días no festivos
para compensar los excesos

19/12/2011

Estas Navidades te proponemos un truco para que la cuesta de enero no llegue con exceso de peso. Se trata de "jugar a sumar y restar calorías": los días señalados se suman calorías y los días que los rodean se restan. De este modo y vigilando el consumo de dulces y de bebidas alcohólicas podemos evitar aumentar de peso en estas fechas.

El supervisor del departamento de Endocrinología y Nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), Rubén Bravo, ha advertido de que la ingesta excesiva de alcohol y dulces durante las fiestas de Navidad puede hacer que los hombres aumenten su peso entre tres y cuatro kilos de media, mientras que las mujeres consiguen entre dos y tres kilos de más. Por este motivo, ha recomendado optar por comidas ligeras los días que no son festivos para compensar la ingesta calórica de los días señalados.

"Planteémonos este período como un juego de "suma y resta calorías", donde guardamos la suma para los días señalados y la resta para los días que los rodean", ha señalado Bravo, quien ha afirmado que este hecho compensará los excesos de las comidas y cenas navideñas, "sin privarse de nada".

De esta manera, ha recomendado que, durante los días intermedios, las personas ingieran proteínas bajas en grasa, como pollo, pescados, huevos, lácteos, frutas y verduras de bajo índice glucémico. "Nos dejamos una cantidad escasa de hidrato de carbono únicamente en el desayuno que pueden ser una tostada o  un puñado de cereales ", ha añadido.

Asimismo, ha explicado que los caldos calientes son una "alternativa más que válida" para las cenas, "porque sacian y aportan escasas calorías en el momento donde la ingesta debe ser menor". "Realizando cinco comidas diarias con estas indicaciones a los que añadimos dos litros de agua diarios, nos ayudará a sobrecompensar las "comilonas puntuales"", ha argumentado.

Menús navideños

Bravo ha reconocido que el "principal problema" de los menús navideños no se centra en el plato principal, sino en los entrantes, los postres y las copas finales. "No es complicado reemplazar los primeros por versiones menos calóricas, sustituyendo croquetas por gambas a la plancha, o los frutos secos por verdura al horno", ha señalado. "En cuanto a los postres y las copas, con reducir el consumo será suficiente", ha añadido.

"Otro error es omitir comidas en el día de los eventos, cuya única consecuencia es que lleguemos hambrientos a la comida principal. Para compensar ya tenemos los días entre festivos", ha explicado.

Asimismo, Bravo ha apostado por carnes, pescados y mariscos, acompañados con vegetales. "Como siempre los alimentos deben elaborarse con técnicas culinarias que impliquen poca grasa, como horneado, plancha, asado o cocido, limitando fritos, empanados y rebozados", ha precisado.

Por último, ha informado de que las bebidas con una mayor graduación alcohólica contienen más calorías. "Nuestra recomendación es sencilla, sustituye o disminuye las copas de bebidas espirituosas por el vino tinto, el cava o la cerveza", ha señalado. "Si te decides por una copa añade bastante hielo y evita mezclarla con refrescos con cafeína", ha apostillado.

Fuente: Instituto Tomás Pascual Sanz para la nutrición y la salud

Lic. Ana Krawczyk
Seguir leyendo

CONSEJOS DIETÉTICOS PARA MANTENER UN BUEN ESTADO DE ÁNIMO


Consejos dietéticos para mantener 
un buen estado de ánimo

Estudios que tratan de ver el vínculo existente entre el consumo de determinados alimentos y el estado anímico de las personas han puesto de manifiesto que las sustancias que contienen algunos alimentos pueden originar reacciones en la química cerebral, originando cambios beneficiosos en el estado anímico del ser humano. Por tanto, la comida puede ayudarnos a combatir el mal humor, la melancolía y la irritabilidad.

1. Una base científica
2. La serotonina
3. ¿Qué disminuye los niveles de serotonina?
4. ¿Qué aumenta los niveles de serotonina?
5. Consejos dietéticos

1. Una base científica

El estado de euforia y alegría o infelicidad y decaimiento dependen de la activación de sustancias químicas inhibidoras y excitantes.
Dentro de las de tipo
excitante podemos incluir adrenalina, noradrenalina y serotonina.
Y la dopamina y la feniletilamina son de tipo
inhibitorio.

2. La serotonina

Es un neurotransmisor, es decir, una sustancia encargada de transmitir las señales nerviosas a través de las neuronas. Y es sintetizada a partir de un aminoácido el triptófano, que debe ser incorporado en la dieta diaria, ya que el cuerpo no lo produce.

Sin embargo, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita además de
triptófano, ácidos grasos omega 3, magnesio y zinc. Esta sustancia juega un papel fundamental en nuestro estado de ánimo. Existen numerosos estudios que indican que unos bajos niveles de serotonina son los responsables de diversas anomalías de la personalidad, especialmente la depresión y más concretamente en la de tipo estacional.

3. ¿Qué disminuye los niveles de serotonina?

Los niveles de este neurotransmisor pueden disminuir drásticamente si no se toma una dieta adecuada, si se disminuye drásticamente el consumo de hidratos de carbono o si se toman ciertas drogas como alcohol o cafeína.

4. ¿Qué aumenta los niveles de serotonina?

Por el contrario una dieta adecuada, hacer ejercicio físico, adoptar hábitos adecuados de sueño e intentar mantener un sentido positivo ante la vida ayudan a aumentar los niveles de serotonina.

5. Consejos dietéticos

Los alimentos que aportan omega 3 como los pescados azules y frutos secos mantienen el equilibrio mental.
Una alimentación correcta no solo nos proporciona la energía necesaria para sobrevivir sino que también puede tener otros fines como el de influir en nuestro estado de ánimo. Por ello a continuación se darán unos consejos dietéticos para que nunca pierdas la sonrisa.


-
Consumir alimentos ricos en triptófano:

. Es importante tomar alimentos que contengan este aminoácido ya que es necesario para potenciar la formación de serotonina. Para ello podemos consumir alimentos:
. De origen animal: pescado especialmente los azules como la caballa, la sardina y el atún. Además de carne, leche y huevos.

.
De origen vegetal: legumbres especialmente las lentejas. Cereales como el arroz silvestre, el trigo y la avena. Frutos secos como almendras y pistachos. Frutas como fresas, aguacates, papayas y mangos. Verduras y hortalizas como espinacas, berros, calabaza. Y semillas como girasol y sésamo.

-
Consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3: Los cuales también desempeñan un papel importante en la formación de las hormonas, así como en el funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas. No producen directamente serotonina pero ayudan a mantener el equilibrio mental, mejorando o evitando simplemente la depresión.

Por ello introduzca en su dieta
pescados azules (caballa, atún sardinas, etc.) y alimentos vegetales como aceite vegetales (linaza y canola fundamentalmente), verduras como la lechuga, coles, espinacas y pepino, legumbres como la soja, frutas como la fresa y la piña y frutos secos como las almendra y las nueces.

-
Consumir alimentos ricos en hidratos de carbono: Como la pasta, el arroz, las patatas o el pan ya que aumentan la serotonina a nivel cerebral produciendo alegría y buen humor.

-
Consumir alimentos ricos en fibra: Los alimentos ricos en fibra soluble ayudan a alargar la digestión lo que permite mantener los niveles de azúcar estables lo que origina menos cambios de humor e irritación. Ejemplo de estos alimentos son la fresa, los orejones, germen de trigo, semilla de linaza, etc.

-
Consumir alimentos ricos en selenio: Además de su acción antioxidante este mineral ayuda a nuestro organismo a recuperarse del estrés físico y emocional. Fuente natural de selenio son los cereales integrales, el germen de trigo, la cebolla, el brócoli, el atún, las nueces del Brasil.

-
Consumir alimentos ricos en magnesio: Este mineral se puede considerar un buen aliado contra el estrés ya que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo. Fuentes de este mineral las encontramos en el salvado de trigo, cereales integrales, marisco, chocolate amargo, la soja y frutos secos como las almendras y las nueces.

-
Consumir alimentos ricos en calcio: Por su capacidad en ayudar a metabolizar el hierro da fuerza y energía lo que hace que nos sintamos animados. Fuente de este mineral son la leche, productos lácteos y vegetales de hoja verde.

-
Consumir alimentos ricos en zinc: Este mineral nos sirve para hacer frente al estrés a la vez que es capaz de aumentar nuestra capacidad para concentrarnos y aprender. Fuentes de este mineral son las ostras, hígado, levadura de cerveza, algas, etc. Estos tres minerales (magnesio, calcio, zinc) son considerados los minerales esenciales para luchar contra el abatimiento.

-
Consumir alimentos ricos en hierro: Este mineral juega un papel importante para que funcionen bien los músculos y el sistema nervioso. A la vez que nos ayuda a mantener un buen estado de ánimo, por ello su carencia se asocia con un estado permanente de cansancio y fatiga. Fuentes naturales de él son las almejas, la carne, el hígado, las verduras verdes, los frutos secos (especialmente los orejones) y la avena.

-
Seguir una a dieta rica en ácido fólico: Este ácido estimula la producción de triptófano, aminoácido que potencia la producción de serotonina. Existen estudios que evidencian que bajos niveles de ácido fólico se asocian con estados depresivos. Se encuentra en las espinacas, semillas de girasol, las hojas verdes, el brócoli, el germen de trigo, la harina de avena, las lentejas, la soja y la mostaza.

-
Consumir alimentos ricos en vitamina B12: Ayuda a mantener nuestro sistema nervioso en buen estado a la vez que mejora la concentración y el equilibrio. Bajos niveles de esta vitamina se asocian con la depresión. Fuente de ella son las almejas, las ostras y el requesón.

- Consumir alimentos ricos en Vitamina C: Conocida como la vitamina del buen humor, al ser capaz de influir en nuestro estado de ánimo y ser esencial para asimilar el hierro, mineral considerado también como un buen aliado del buen humor. Alimentos ricos en vitamina C son por ejemplo los cítricos, los pimientos rojos, el kiwi, la fresa, etc.

- Consumir alimentos ricos en vitamina E: Por su capacidad antioxidante esta vitamina ayuda a nuestro organismo a recuperarse del estrés físico y emocional. Fuentes naturales de ella son el aceite de germen de trigo, cereales integrales, huevos espinacas y soja.

Fuente: pulevasalud.com
 Lic. Ana Krawczyk

Seguir leyendo

Buscar en este blog

Cargando...

conversor de medidas

Asesoría Nutricional Personalizada®

Seguidores

 
back to top